Fragmentación del voto al aumentar los partidos

Por Benito Ortega Hernández

Serán diez partidos políticos los que se disputen las 500 curules federales y 25 locales en el 2021, con lo cual el voto de los mexicanos se fragmentará más que nunca, y por ende la polarización alentada desde Palacio Nacional, se reflejará también durante las elecciones constitucionales del próximo año.

El escenario de división no es deseable en un país que se dice democrático, como lo es México y, sin embargo, para los políticos, sobre todo los que están enquistados en el poder, al parecer les favorece en sus objetivos político – electorales mantener a la población en desunión, que es muy diferente a que haya discrepancias ideológicas y de otra índole.

Al PRI, PAN, Morena, PRD, PT, Pvem y MC, se les suman a partir de las elecciones del año siguiente, Redes Sociales Progresistas, Encuentro Solidario y Fuerza Social por México, luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, les concediera el registro al revocar negativa inicial del INE. Además del Partido Duranguense, con registro local solamente.

Los partidos enfrentarán el reto de aglutinar no solamente personas a sus respectivas causas, sino también llevar a cabo acciones contundentes de persuasión y convencimiento, de que sus marcas y productos, ofrecen las mejores cualidades para ser auténticos representantes populares en los espacios que pretenden ocupar.

Con tal panorama, estará el riesgo de que ante tanta “oferta” política, los ciudadanos se confundan y al final tomen decisiones al azar, situación que no sería benéfica para el sistema de partidos, y que tampoco garantizaría que los elegidos vayan a ser los que mejor representen a las mayorías.

Los politólogos afirman que los tres nuevos institutos políticos serán “satélites” de Morena, y responderán a los designios del Presidente López Obrador, lo que significa que para el 2021, se agranda la posibilidad de que el partido en el poder refrende la mayoría en el Congreso Federal.

Redes Sociales Progresistas, es ligado a la ex lideresa magisterial, Elba Esther Gordillo, quien se dice es una aliada de López Obrador. En Durango, este partido ya es encabezado por el abogado Hugo Rosales Badillo. Destaca la deserción del ex dirigente de la Sección 44 del SNTE, Julián Salvador Reyes, quien se sumó a Encuentro Solidario, en el que ya están Juan Soto y Sergio Torrecillas.

En Fuerza Social por México, partido alimentado de militantes por Catem, la nueva central obrera que encabeza Pedro Haces, tiene como militante distinguido en Durango, al ex cetemista, Christian Salazar Mercado y Alicia García, lideresa sindical del municipio. Se afirma que también habrá sorpresas. El escenario político electoral podría cambiar las expectativas de resultados en el 2021.

En Durango por lo pronto ya empezó el “reacomodo” de militantes, con deserciones e incorporaciones de un partido a otro, lo cual obligará a los “propietarios” de las marcas políticas, a cerrar filas para evitar la desbandada de miembros formales.

En el PRI empezó una desbandada de “cuadros”, entre los más llamativos está el de Óscar García Barrón, quien “chaqueteó” a Movimiento Ciudadano, que dirigirá a nivel estatal, y se llevó con él al joven Alan González. Y hay rumores de que pronto habrá más sorpresas.

News Reporter

Comentarios