Indefinición del priismo local sobre forma de elegir candidato

POR BENITO ORTEGA HERNÁNDEZ

Resistencias del pasado obstaculizan el procedimiento “natural” del PRI para elegir al candidato o candidata a la Presidencia de la República en el 2018, y presionan para que se abra la consulta directa a la base, además de poner barreras para que no desaparezcan los candados que impiden las candidaturas ciudadanas.

En el contexto de esta etapa definitoria a la que entra el Revolucionario Institucional rumbo a la sucesión presidencial del próximo año, se da la lucha soterrada y abierta del priismo dinosáurico, contra los que actualmente dirigen el partido, encabezados por el principal ocupante de Los Pinos.

Muchos quieren aprovecharse de la supuesta debilidad del “Primer priista en el país”, para impedirle que sea el “dedo elector” de quien busque sucederlo en la titularidad del Gobierno Federal. Por ello empujan el voto directo de los militantes. Además de que no quieren que la candidatura vaya a recaer en alguien que no sea militante.

El “estira y afloja” porque se imponga el procedimiento que les beneficie a uno u otro, lleva dedicatoria para impulsar o frenar a uno o varios de quienes están en la palestra de los candidateables. Siguen en la “exposición” los posibles: Osorio Chong, Aurelio Nuño, José Narro, Eruviel Ávila, Meade, Videgaray, Manlio y hasta De la Madrid y Calzada. Y se habla de la movilidad del ex presidente Carlos Salinas para empujar a su gallo.

Lo cierto es, hasta ahora, que Enrique Peña Nieto será el gran elector, y ello habrá de reflejarse en los acuerdos de la Asamblea Nacional Ordinaria, según vislumbran varios agudos priistas que incluso dejan la posibilidad de que habrá sorpresas, y que el priismo saldrá unido.

El ring formal de esta ”lid fraterna” entre priistas, será el escenario de la XXII Asamblea Nacional Ordinaria que inicia el 12 de agosto, y que previamente tendrá cinco mesas regionales de trabajo en las que se analizarán y debatirán las posibles reformas a los estatutos, aunque se espera que haya mayor discusión e intensidad en las participaciones, en la que discuta el mecanismo que se utilizará para elegir a quien abandere al priismo en la elección presidencial.

Antes se llevan a cabo las asambleas estatales a fin de que el priismo local correspondiente, se manifieste sobre los temas centrales que se abordarán en lo que es el máximo órgano de gobierno priista.

En Durango se efectuó la reunión estatal, el sábado 15 de julio, y según comentarios de varios de los asistentes, se trató de una farsa que evidenció la ausencia de un liderazgo que aglutine a los priistas duranguenses. La encargada de la dirigencia estatal, Anavel Fernández, fue una figura decorativa del evento, en el que al final registró menos de 50 de los más de 500 asistentes al inicio.

Los priistas que abandonaron el recinto, infieren que el PRI de Durango seguirá la línea que dicte el Comité Ejecutivo Nacional, aún cuando precisamente otra de las pugnas es la renovación del CEN del partido.

No saben si pronunciarse por la desaparición del dedazo y que sea mediante consulta directa la base la forma de elegir al candidato presidencial, ni tampoco para que se quiten o no los candados para el acceso de ciudadanos. Las posturas son en lo individual de los militantes.

Lo que provoca el escepticismo de militantes del PRI local sobre lo que sucederá en la Asamblea Nacional, es la disputa por la dirigencia estatal que escenifican los diferentes grupos que durante años han ostentado el poder y que ansían recuperarlo.

Con tal indefinición sobre las reglas a imperar para elegir al candidato del PRI en el 2018, los priistas de Durango irán a la Asamblea Nacional para ratificar lo que dicte la línea del CEN. Aunque hay personas locales ocultos del partido que simpatizan con la consulta directa a las bases, pero que no se abra a los ciudadanos la candidatura. O viceversa. Al final apoyarán lo que dicte el “Primer priista”.

 

 

 

 

 

 

Author: conclavedgo

Comentarios