Pretenden aumentar el predial y agua potable

Por Benito Ortega Hernández

Los contribuyentes serían los paganos de la incapacidad que ha mostrado el Gobierno Municipal para administrar eficazmente los recursos públicos, al proyectar para el 2021, incrementos en varios de los impuestos y derechos, entre los que destacan el predial, agua potable y los parquímetros.

El trillado pretexto del Alcalde Jorge Salum, de carecer de recursos, tanto para atender las demandas de apoyo de la población, como para llevar a cabo obras y programas que se requieren, se trasladará a la responsabilidad de los ciudadanos, que de acuerdo al anteproyecto de la Ley de Ingresos Municipal para el período del 2021, pretende elevar el cobro de impuestos y derechos, aparte del porcentaje que sube en automático a causa de la inflación.

La propuesta que ya pasó la aduana de las comisiones edilicias, tendrá que ser puesta a consideración del pleno del Cabildo, y posteriormente del Congreso del Estado. Sin embargo, el hecho de que el anteproyecto lleve el visto bueno del Presidente Municipal, evidencia la falta de capacidad, creatividad, y sobre todo de ganas, por resolver los problemas financieros, sin tener que endosárselo a la precaria economía de los contribuyentes.

Trascendió en algunas informaciones periodísticas y declaraciones de regidores de oposición, la intención de aumentar el cobro del impuesto predial hasta en un 3.15 por ciento, ello sin considerar que hay un alza indexada a los porcentajes de inflación, lo que ya de entrada representa un severo golpe a la economía de las familias duranguenses.

Se propone también incrementar el servicio de agua potable hasta en un 9.09 por ciento, de acuerdo al consumo del vital líquido. Y sin embargo, aún sin tener el respaldo de la Ley de Ingresos, durante el año se registran alzas impunes de manera discrecional, con diferentes argumentos, sobre todo en el grueso de los usuarios que no son beneficiados con las cuotas fijas que se aplican con visión electorera.

En el caso de los estacionamientos, bajo el argumento de que en Durango se aplica tarifas por debajo de la media nacional, la propuesta es que se eleve en un 33.3 por ciento a partir del primero de enero del 2021, lo que significaría que los usuarios tendrían que pagar 4 pesos por cada hora que dure estacionado un vehículo. Actualmente es de tres pesos.

Hay otros rubros en los que la administración municipal busca aumentar los cobros, como son el refrendo de las licencias para la venta de bebidas embriagantes, lo que posiblemente sería bien visto por la ciudadanía, sin saber que los expendedores cargarían el alza, en los precios de sus productos. El pagano sería nuevamente los consumidores finales.

Según regidores de oposición, el Presidente Municipal pretende que los duranguenses paguen la incapacidad administrativa que muestra su gobierno, además de que existe la intención de sumar otros 50 millones de pesos, al crédito de los 100 millones que se utilizó en el actual período.

No ha pasado desapercibido el desgano que el Jefe de la Comuna muestra en la responsabilidad que tiene, a causa, según sus más allegados, a la enfermedad que le afecta y que le dificulta atender al 100 por ciento el cargo, y que se refleja en la reprobación ciudadana, con un 33%, según Mitofsky.

News Reporter

Comentarios