UJED creará patronato para financiar su déficit

POR BENITO ORTEGA HERNÁNDEZ 

Benito Ortega Hernández

La UJED anda en busca de vías alternas de financiamiento que le permitan, primero subsistir, y después salir de la inmovilidad en que ha caído y le obstaculiza agrandarse, a consecuencia de la “escasez” de recursos públicos en los últimos años, aunado a que la actual reforma educativa, cancela el cobro de cuotas al interior de las instituciones, pero no resarce en el proyecto de presupuesto, los fondos que se allegan por este canal.

Aunque el panorama es complejo para Nuestra Máxima Casa de Estudios, el consuelo, al menos hasta ahorita, es que no está entre las 9 universidades públicas del país, que prácticamente están “en quiebra”, y requieren de “salvavidas”, para tan siquiera pagar los dos últimos meses de la nómina del 2018, y lo más difícil, las prestaciones de fin de año. Como es el caso de nuestros vecinos de Sinaloa y Zacatecas.

La Universidad Juárez del Estado de Durango ya tiene varios años, que, de manera cíclica, al finalizar el ejercicio fiscal, registra un déficit financiero de 150 millones de pesos. Los compromisos que le implican las prerrogativas laborales, como los aguinaldos y otras prestaciones contractuales, representan una erogación de alrededor de 260 millones de pesos.

De acuerdo al Presupuesto Federal del 2018, este nivel gubernamental enviará a la Universidad solamente 60 millones de pesos, mientras el Gobierno estatal subsidiará con alrededor de 50 millones de pesos. La administración universitaria tiene capacidad para pagar las últimas quincenas de la nómina, más no para los compromisos del fin de año.

Y esto sucede cada 12 meses, desde hace buen tiempo, lo cual ya es analizado por las autoridades universitarias, a fin de terminar con ese círculo vicioso, y de alguna manera garantizar la viabilidad financiera de la UJED, sin tener que depender al 100% de los subsidios gubernamentales, que en los últimos años son los que han metido en problemas a la institución, a consecuencia de ánimos y voluntades personales y políticas.

Afirman funcionarios de la administración central de la Universidad, que los gobiernos han dejado de entregar a la Casa de Estudios, por decisiones políticas, 400 millones de pesos, lo cual ha generado el déficit económico, que se traduce actualmente en un nulo crecimiento, ya que es imposible crear nuevas carreras, cuando no hay los recursos para soportarlo.

Los aumentos salariales a los trabajadores universitarios no han sido cubiertos por los subsidios gubernamentales, a pesar de que fueron los compromisos de los gobiernos estatales hacerse cargo y con ello evitar los estallamientos a huelga, por la firma de los contratos laborales.

Con tal escenario nebuloso, la administración universitaria prepara la creación de un Patronato, que sería el instrumento para allegarse los recursos del erario público que le han sido negados. Por ejemplo, en el caso de los 80 millones de pesos que le representan el ingreso por el cobro de las cuotas de inscripción y otros trámites escolares, no están contemplados en el proyecto del PEF 2020.

Mientras no haya una fuente que resarza tales recursos, la UJED podrá seguir con el cobro de las cuotas ya establecidas, que son utilizadas para la operación de las unidades académicas, e institutos de investigación. Es el costo de gratuidad de la educación anunciada, pero que no otorgan los instrumentos oficiales para operarla.

El patronato tendrá la competencia y responsabilidad de llevar a cabo actividades y procedimientos para financiar a la UJED, como son varios los ejemplos que se dan en el país, entre ellos los más emblemáticos, con el TEC de Monterrey, la BUAP de Puebla y la Universidad de Hidalgo, que a través de sorteos han creado negocios que les reditúan dinero para que sus respectivas instituciones educativas, cumplan con los objetivos de formar a los futuros profesionistas.

Y es que la austeridad republicana que se aplica desde el año pasado en la UJED, no significa la solución al déficit financiero, por lo que se requieren acciones alternas y contundentes, como es el patronato, que se pretende integrar por egresados, pero también por empresarios y funcionarios públicos, y ciudadanos en general.

Los mil 500 millones de pesos anuales que le otorgan de subsidio a la UJED, no son suficientes, por lo que será bienvenida la institucionalización del patronato, que habrá de coadyuvar al financiamiento de la UJED, y hacerla que crezca de acuerdo a la demanda de los miles de jóvenes que buscan la educación superior.

En el proyecto del PEF 2020 no se contemplan el ingreso de los 80 millones de pesos que la UJED recauda cada año por concepto del cobro de cuotas. De no incluirse tal instrumento al final, la universidad podrá seguir con la aplicación de tal concepto. Y sin embargo, eso únicamente le representa operar las unidades académicas, y no la solución a la falta de ingresos para desarrollarse conforme a los requerimientos mundiales.

La UJED demanda ampliarse, y mientras solamente tenga recursos para el pago de salarios y prestaciones, no podrá hacerlo, por lo que la creación del patronato parece ser la vía más factible para dar solución al problema de insuficiencia financiera.

 

Comentarios