Verónica Pérez va por la unidad del panismo

POR BENITO ORTEGA HERNÁNDEZ

Benito Ortega Hernández

Con la declinación de Rodolfo Dorador, Alfredo Herrera, Bernardo Loera y Rómulo Campuzano, la disputa por la dirigencia del PAN en Durango, está enfocada en dos contendientes: Verónica Pérez y Lorenzo Martínez, quienes ya comenzaron hostilidades a través de sus actividades proselitistas.

Y aunque al parecer hay un pacto para que la “ropa sucia” se lave en casa, con el inicio de las campañas en busca de los votos panistas para llegar a la Presidencia del Comité Directivo Estatal blanquiazul, las cosas podrían calentarse y sacar a relucir señalamientos a favor o en contra de los aspirantes.

De acuerdo a la convocatoria, las campañas internas arrancaron el sábado pasado, y el 15 de diciembre será la elección, mediante el voto directo de cerca de 5 mil 700 militantes registrados en los 39 municipios, para lo cual se instalarán de manera estratégica las urnas en las que se depositarán las boletas, de tal manera que ese mismo día se podrá conocer quién sumó la mayor cantidad de preferencias.

A Verónica Pérez, la acompaña en la fórmula como candidato a Secretario General, el diputado José Luis Rocha, mientras que a Lorenzo Martínez, lo hace la empresaria Paty Jiménez, con lo cual los panistas inscritos en el padrón con derecho a sufragar, tendrán los elementos de juicio para decidir por quienes le apuestan para que encabece los destinos de AN en Durango, los próximos tres años.

Los que mueven los hilos en Acción Nacional, pretenden que el proceso interno se realice de manera sedosa y tranquila, con algunos escarceos normales, y sin embargo, en los equipos de campaña de los competidores, hay resabios y resentimientos que pueden aflorar en cualquier momento con señalamientos considerados fuera de los cánones de este tipo de justas políticas.

La percepción hacia el interior del blanquiazul, de acuerdo a comentarios de varios de los militantes, es que el proyecto de Pérez y Rocha, de entrada, arrastró la mayor cantidad de simpatizantes, y el “punch” lo demostraron cuando acudieron a inscribir su candidatura.

Sin embargo, también es evidente la fuerza de la otra planilla de Martínez y Jiménez, quienes en lo personal mantienen un “raiting” importante entre el panismo, con lo que se vaticina una competencia cerrada, cuando menos en las primeras semanas de las campañas.

La dupla de Martínez y Jiménez, según dicen los panistas conocedores de las elecciones internas, tienen dos nichos de voto: el primero supo establecer alianzas con panistas de varios municipios al estar al frente del CDE, mientras que la candidata a la Secretaría General, está fuerte entre los blanquiazules de la capital. Ella es una empresaria exitosa, y enfocará buena parte de su proselitismo con los integrantes de la Iniciativa Privada que son adeptos del PAN.

Verónica Pérez y el diputado Rocha, dieron el banderazo de salida a su campaña, el   sábado y domingo, en los municipios de Pueblo Nuevo, Nombre de Dios y Guadalupe Victoria, lo cual evidencia que la estrategia es atraer los votos indecisos que hay en el territorio, o que de alguna manera pudieran estar considerando preliminarmente con simpatías hacia los otros participantes.

Los detractores de esta candidatura, señalan un supuesto desarraigo de Verónica Pérez, quien el primer día de campaña, al socializar su trayectoria de alguna manera dejó en claro que no existe tal, al recordar que desde estudiante ha realizado actividades partidistas en Durango.

Y es cierto que anduvo “en las grandes ligas” del PAN en la capital del país, al lado de personajes como Ricardo Anaya y el actual líder nacional, Marko Cortez, pero siempre actuó cerca del panismo duranguense, de acuerdo a lo que dicen sus benefactores.

Por ejemplo, en las campañas pasadas, lo dijo en su primera intervención, colaboró con Jorge Salúm, al lado de Antonio Ochoa en la coordinación de campaña, por lo que afirma conocer las “intríngulis” del PAN duranguense. Y además ha recorrido todo el estado, al lado de personajes como Salvador Fernández Gavaldón, a quien acaba de sumar a su equipo, al igual que a Bernardo Loera, entre otros.

Anunció que establecerá una sinergia positiva con los panistas inscrustados en los aparatos gubernamentales del estado y municipios, de tal manera que siempre en estricto apego a las reglas partidistas, los hará partícipes de su proyecto. La mayoría de los diputados locales dijo, están sumados a su causa y la de Pepe Rocha, al igual que regidores de todos los ayuntamientos.

En los corrillos políticos, y en radio pasillo, hay coincidencia, en que Verónica Pérez es el nuevo liderazgo que requiere el PAN para lograr la unidad, y recuperar esa cercanía con la ciudadanía, que de alguna manera, a causa de las luchas fraternas, se ha perdido. 

Sin que sea un vaticinio, los panistas de “sangre azúl”, afirman en lo personal y en grupo, que Verónica Pérez es la idónea para restaurar los principios que fundamentan la doctrina del partido de Gómez Morín, con frescura y carisma personal, pero además tener las virtudes del diálogo y la conciliación, como premisa para lograrlo.

Ella, en su primera actividad proselitista en Pueblo Nuevo, delineó su proyecto de aglutinar al panismo, pero con trabajo y sustento en los principios que propiciaron que el PAN arribara al poder Presidencial durante dos sexenios, pero que también en Durango son Gobierno. Va en pos de la unidad.

Es una auténtica “guerrera” panista que mantendrá en el poder a Acción Nacional, afirman quienes la impulsan. Pero no pierdan de vista a la fórmula de Martínez- Jiménez, que puede dar una sorpresa.         

 

Comentarios